La dirigencia industrial le baja el tono a las críticas del Gobierno