La discusión por las subas en el gas se postergó hasta agosto

La audiencia para los aumentos estacionales, que era el martes, fue pospuesta
Francisco Olivera
(0)
30 de mayo de 2003  

El Gobierno postergó hasta agosto la audiencia pública destinada a aumentar las tarifas del gas mayorista (en boca de pozo) durante el invierno, que estaba convocada para el martes próximo.

Las razones, explicadas en un comunicado del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), son dos:

  • Por el "alto grado de dispersión de interpretación de los productores de gas respecto de la ley de emergencia, que ocasiona una multiplicidad de precios exigidos a las distribuidoras, e imposibilita las transacciones libremente acordadas".
  • Por "la necesidad de proteger adecuadamente los derechos de los consumidores".
  • La noticia dejó estupefactos a los ejecutivos de las empresas que operan en el país, que esperaban ya empezar a delinear la recomposición en las tarifas. "Así estamos. Así nos va a ir. Que Dios nos ayude", dijeron secamente anoche a LA NACION, al confirmarse la medida, en una de las petroleras europeas. En otra multinacional buscaban mentalmente las razones de la decisión: "Puede ser que el Gobierno se sienta débil y no quiera tocar nada por miedo a las reacciones. Peor si fuera por cuestiones ideológicas".

    Los empresarios se encuentran todos los días ante una dificultad: que el Gobierno no interprete como reclamos sectoriales advertencias que, para ellos, tienen sustento real acerca del futuro de sus inversiones.

    La cuestión puede generar dudas, pero tiene un costado concreto: en la Argentina no se perfora un solo pozo gasífero nuevo ni se construye un gasoducto desde diciembre de 2001.

    Por otra parte, algunos equipos ya están en franco deterioro: el gasoducto que transporta gas desde el norte de Salta hasta Tucumán y Jujuy, por caso, opera con la mitad de la presión que debería, y sufrió ya algunas explosiones.

    ¿Con quién hablar?

    La dificultad está también en el contacto con el Gobierno. Muchos ejecutivos no habían hablado ayer aún con el designado secretario de Energía, Daniel Cameron, porque el decreto que lo pone en funciones todavía no está firmado.

    El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, anticipó en las últimas horas que no habría aumentos en el corto plazo. Ayer, fuentes del Gobierno afirmaron a LA NACION que la magnitud de las subas se decidiría en la audiencia de agosto, pero que seguramente se dividiría entre este año y el próximo. "Habrá un aumento este año, y alguno más el próximo", explicaron.

    El alerta empresario no está circunscripto sólo al mercado interno: en los últimos tiempos, compañías que operan en la Patagonia empezaron a notar que la exportación de gas a Chile -acaso la única salida que encontraron con la crisis- empezaba también a evaporarse.

    ¿Por qué? Porque las empresas chilenas empezaron a advertir que, como en la Argentina no se hacían nuevas perforaciones, era demasiado riesgoso invertir en instalaciones que llevaran el combustible más allá de la Cordillera. Entonces, encuentran dos opciones de reemplazo: lo importan desde Bolivia o -como gas licuado primero y regasificado después- desde Malasia o Indonesia.

    Otro de los temas de los que se ocupó ayer De Vido fue el de los combustibles: el ministro afirmó que se renovaría el acuerdo para vender el gasoil subsidiado al transporte, que permitió mantener el precio del litro de ese combustible en $ 0,82.

    Los puntos de la discusión

    Sin inversión: en el país no se perforan pozos ni se construyen gasoductos desde diciembre de 2001.

    En dos tiempos: en el Gobierno afirman que las subas serán desde agosto y se aplicarán entre este año y el próximo.

    Sin cargo oficial: anoche el nuevo secretario de Energía no estaba aún en funciones.

    Negativa chilena: en las empresas se quejan de que Chile prefiere importar el gas desde Bolivia, Indonesia y Malasia porque no confía en que en el futuro habrá más pozos en la Argentina.

    Gasoil: el ministro de Planificación dijo que se prorrogaría el acuerdo para subsidiar el combustible al transporte.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.