La disputa con Argentina afectaría los intereses británicos en la región