La economía argentina es una de las menos competitivas del mundo

Ocupa el puesto N° 29 en una lista de 30 países, superando únicamente a Venezuela
Alfredo Sainz
(0)
15 de mayo de 2003  

A pesar de las incipientes señales de recuperación que muestra la economía, la Argentina continúa siendo uno de los países menos competitivos del mundo.

Al menos es lo que se desprende de una nueva edición del estudio sobre la competitividad de distintos países y regiones del mundo que organiza la escuela de negocios suiza Institute Management Development (IMD), tomando en cuenta parámetros como el desempeño económico, el desarrollo de su infraestructura y la eficiencia de sus instituciones.

En un ranking de treinta naciones con más de 20 millones de habitantes, la Argentina figura en el penúltimo puesto, superando únicamente a Venezuela.

En la anterior edición, hace seis meses, la Argentina figuraba en el último puesto, en el lugar número 49, aunque ahora la IMD introdujo algunos cambios en sus métodos para clasificar los distintos países. Hasta el año pasado existía un solo ranking que evaluaba las economías de 49 países. En cambio, ahora se agregaron a la medición dos países nuevos (Rumania y Jordania) y ocho regiones, entre las que figura el Estado de San Pablo.

Además, las 59 economías se dividieron en dos grupos: uno reúne a los países y las regiones con más de 20 millones de habitantes, y otro a los que tienen menos población.

En el primer grupo, según el ranking de IMD, los Estados Unidos encabezan la lista, seguida por Australia, Canadá, Malasia y Alemania.

La lista de las diez economías más competitivas se completa con los países más industrializados, con las excepciones de Japón e Italia, que se ubican en los puestos 11 y 17, respectivamente. Por su parte, entre los países menos poblados, el ranking es encabezado por Finlandia, seguido por Singapur, Dinamarca, Hong Kong, Suiza y Luxemburgo.

Supremacía paulista

En América latina, el privilegio de tener la economía más competitiva no lo tienen Brasil, México o Chile, sino el Estado de San Pablo, que ocupa el puesto número 13, superando no sólo a los principales países de la región, sino también a la India, Turquía y Rusia.

Entre las economías latinoamericanas, el segundo lugar detrás de San Pablo lo ocupa Colombia, que se ubicó en el 16° lugar. Según el estudio de la IMD, la buena performance colombiana se explica porque el país logra evitar una situación sumamente difícil y cerró el último año con un crecimiento de su PBI del 2,5 por ciento.

Detrás de Colombia, se ubican Brasil (21°) y México (24°), mientras que Chile es el único país latinoamericano que aparece en el grupo de naciones con menos de 20 millones de habitantes, ocupando la posición número 16.

En su informe, la escuela de negocios suiza destacó el buen debut que tuvo el gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva en Brasil. "La equilibrada política adoptada por el presidente, a mitad de camino entre sus promesas electorales y la realidad económica del país, ha devuelto la seguridad a los mercados internacionales", señaló el estudio.

La contracara de los buenos resultados que muestran Brasil y Colombia son las economías de la Argentina y Venezuela. Los dos países latinoamericanos no sólo ocupan los últimos puestos en el ranking de competitividad, sino que también fueron los que registraron las mayores contracciones en sus PBI, con bajas que rondan el 10 por ciento.

Ambos países, que históricamente han jugado junto con Brasil el papel de motores económicos de la región, "han perdido atractivo para los inversores extranjeros", señaló el estudio de la IMD.

Situación más preocupante

Para la Argentina, la situación es más preocupante si se tiene en cuenta que hasta hace sólo cuatro años su economía se ubicaba en un puesto de mitad de tabla en los rankings de competitividad, superando a casi otros 20 países de todo el mundo.

Pese a liderar el ranking, el estudio subraya que la economía norteamericana muestra algunos flancos débiles, como su alto déficit de cuenta corriente (equivalente al 4,8% de su PBI) y el recorte de US$ 350.000 millones del presupuesto impulsado por la administración de George W. Bush.

El déficit, destaca el IMD, también encabeza la lista de problemas que enfrentan las principales economías de Europa. "Alemania, el Reino Unido, Francia y España tienen que hacer frente a problemas estructurales como el sistema social o la pesada carga del sector público", destacaron en el estudio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.