La economía del próximo Gobierno según tres de los analistas más consultados

Marina Dal Poggetto, Ricardo Arriazu y Rodolfo Santángelo, junto al moderador José Del Rio en el 55 Coloquio de IDEA
Marina Dal Poggetto, Ricardo Arriazu y Rodolfo Santángelo, junto al moderador José Del Rio en el 55 Coloquio de IDEA Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
(0)
18 de octubre de 2019  • 17:37

MAR DEL PLATA.- Mauricio Macri o Alberto Fernández. Gane quien gane las elecciones de la semana próxima, la siguiente administración de la Casa Rosada deberá implementar en términos económicos un plan de estabilización por encima de cualquier intento de reactivación de la actividad. Si resuelve esa tarea, deberá encarar los problemas de financiamiento de corto plazo y, en caso de resultar exitoso, tendrá que evitar marearse con el triunfo, que suele ser la antesala de nuevos errores.

Las líneas anteriores puede resumir el espíritu que transmitieron Ricardo Arriazu, Marina Dal Poggetto (directora de EcoGo) y Rodolfo Santángelo (presidente de Macroview), tres de los especialistas más consultados por el sector privado en materia económica, en su presentación en el 55º Coloquio de IDEA, que se hace en esta ciudad. El panel estuvo moderado por José Del Rio ( LA NACION).

Para Arriazu, el próximo presidente llegará con una gran capacidad ociosa del sector productivo, pero con superávit comercial, en un contexto en que el aumento de la demanda interna "puede hacer subir tempranamente el PBI".

Al mismo tiempo, según el economista, no tendrá demanda de pesos y convivirá con la imposibilidad de hacer frente a los vencimientos de la deuda.

Para anticipar lo que debería venir, puso de ejemplo a Portugal. Ese país puso en marcha 426 reformas estructurales. Y sugirió: "El poder es como el violín: se toma con la izquierda y se toca con la derecha".

Para Santángelo, "plan de estabilización le queda grande a lo que va a venir. A pesar de eso, me da la sensación de que algunos márgenes de acciones hay. Pondría los cañones en que si sale bien, lo aprovechemos".

Aunque con matices, los tres coincidieron en un diagnóstico dramático sobre el recorrido de la economía argentina en el último tiempo. Para Arriazu, el país está pero que en 1870 en términos de la marcha de la actividad. "No es un gobierno. Son 100 años. La competitividad es uno de los temas que explican esto. Por muchos temas dejamos de ser competitivos y cerramos la economía".

Santángelo hizo sus propias cuentas. Sostuvo que en los últimos 50 años casi todo el mundo creció en términos de PBI per cápita, pero la Argentina está en el quintil más bajo. "El 25% de PBI es lo que perdimos por la inestabilidad macroeconómica", recordó. Y agregó: "Muchos de los problemas que tenemos hoy, no los tendríamos".

Para Dal'Poggeto, más que errores sucesivos, hay péndulos. El Rodrigazo, recordó, vino después de un período en que se aceleró la distribución del ingreso, que condujo a un país sino moneda y con un shock inflacionario. "Luego vino el Proceso, hizo todo lo contrario y terminaste en una crisis de deuda", agregó.

Más adelante, cuando "se alinearon los planeta, en 2003, con superávit fiscal, externo y un mundo de commodities altos se volvió a combinar con un intento de shock distributivo".

Para la economista, cuando las oportunidades están, "los argentinos nos esmeramos en dilapidarlas".

Para revertir esta situación, dijo Arriazu, hay que restaurar equilibrios macro. "No puede haber déficit fiscal ni externo, hay que erradicar la inflación. Tiene que haber funcionamiento de la Justicia y de las instituciones. No podemos competir con el exterior con las manos atadas en la espalda. Pero si seguimos cerrados, nunca vamos a mejorar", sostuvo.

El pronóstico de Arriazu es que la administración siguiente deberá apuntar a alcanzar el "equilibrio macroeconómico, estabilizar y resolver los problemas de financiamiento de corto plazo. Ahí se requiere creatividad".

Santángelo dejó una reflexión final: "Si una reforma estructural atenta contra la estabilidad, no la quiero, porque nos hace perder mucho tiempo. Impuestos es igual a gasto. No podemos seguir hablando de reforma tributaria si no hablamos de reforma de gasto. No hablemos de quita de impuestos si no dice como lo va a financiar".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.