Suscriptor digital

La embajada argentina, sin dinero

(0)
24 de marzo de 2000  

SAN PABLO (De nuestro corresponsal).- "Si tuviéramos recursos, haríamos publicaciones o páginas en Internet (como Brasil) promocionando la Argentina como un lugar para invertir e instalar empresas. Pero no tenemos plata porque nos cortaron todas las partidas." Apesadumbrado, el embajador argentino en Brasil, Juan José Uranga, reconoció la falta de medios con la que se encuentra para hacer promoción comercial.

"El informe mensual que publicábamos vía e-mail para formadores de opinión no lo podemos editar más porque tuvimos que suprimir los servicios de la persona que lo producía. No le podíamos pagar", agregó Uranga, diplomático de carrera que asumió la embajada argentina en Brasilia dos meses atrás.

La embajada posee, según el diplomático, personas que pueden informar de las condiciones del mercado argentino, su legislación, política comercial o contactos. Pero no existe ninguna publicación para los interesados, porque no hay fondos para imprimirlas.

La página de Internet de la embajada http://www.embarg.org.br se reduce a una foto carnet de Uranga, su curriculum vitae, los nombres de los funcionarios, links y algunos textos (con el título, valga la ironía, "Brasil sigue siendo tentador", en referencia a las oportunidades para exportar leche).

El embajador Uranga también negó la existencia de un éxodo de empresas argentinas al Brasil.

-¿La embajada posee algún registro de firmas argentinas que se estén instalando en Brasil?

-Ni nuestra embajada ni ningún organismo federal brasileño tiene registros de ese supuesto fenómeno. No es cuestión de andar diciendo que son 100 o 20 empresas, hay que mostrar algún documento. Nosotros no lo conocemos y Brasil no posee registro alguno de la supuesta fuga.

-Si estuvieran llegando empresas, ¿la embajada debería saberlo?

-No tienen obligación de informarnos, pero si hubiera un éxodo, alguien nos habría contactado. Para pedir información sobre cómo instalarse aquí, la embajada es un canal natural y nadie recurrió a nosotros.

-¿Cuál es el grado de dificultad de mudarse a Brasil?

-Le puedo asegurar que no es un trámite de coser y cantar. Pero de cualquier forma, cada empresa es la que tiene que evaluar eso. El papel de la embajada no es el de evitar que las empresas argentinas se trasladen aquí. No somos la Gendarmería.

-¿Brasil actúa mal cuando promociona en la Argentina sus oportunidades y subsidios?

-Ningún país hace mal en promocionar las condiciones que ofrece su mercado. La Argentina hace o debería estar haciendo lo mismo. Pero hay que diferenciar entre el gobierno federal brasileño y sus Estados. El presidente Cardoso ya ha dicho muchas veces que no tienen ninguna intención de atraer empresas argentinas aquí.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?