La era digital irrumpe en las empresas y las obliga a adaptarse