La escasez de empleo enfrenta a estadounidenses e inmigrantes