La especulación dispara las acciones de empresas de energía eléctrica