La estrategia del Gobierno para lograr que los bancos presten hasta 90% del valor de la propiedad