La falta de efectivo alienta el uso de bonos provinciales

También de las Lecop; se teme que aumente la emisión; ya circulan más de $ 2000 millones
(0)
5 de diciembre de 2001  

Resistidos, despreciados y hasta temidos cuando apenas salieron a circulación, los bonos provinciales podrían comenzar a tener una mayor aceptación como consecuencia de la restricción que habrá del efectivo tras las medidas anunciadas por el ministro de Economía, Domingo Cavallo.

Para una gran parte de la población, que recibe un porcentaje de su salario en títulos, la limitación del circulante podría atenuarse, por ejemplo, con la utilización de las Letras de Cancelación de Obligaciones Negociables (Lecop) o los Patacón, emitidos por el gobierno bonaerense.

Ariel Saavedra es docente en una escuela de Virrey del Pino, en La Matanza, y padeció mil y una complicaciones cuando Carlos Ruckauf decidió instrumentar el pago de los salarios con un bono. Recibe 700 patacones por mes como parte de su sueldo.

Para habituarse a vivir con los títulos y no alterar el ritmo de la economía familiar, tuvo que hacer distintos malabarismos, como cambiar los lugares de compra y la titularidad de los servicios, que estaban a nombre de su esposa, para poder pagarlos con patacones. "Había que hacer toda una estrategia para colocarlos y no llegar a fines de mes con más de 50 patacones y sin un peso para poder viajar. Ahora, después de las últimas medidas, parecería, irrisoriamente, que resultamos favorecidos los que tenemos bonos, ya que podrán circular sin restricciones; ante la falta de dinero, seguro que todos los van a aceptar", opinó.

Cuando anunció las medidas que buscan la bancarización y el blanqueo de la economía, Cavallo dejó bien en claro que los títulos provinciales y las Lecop (que ya circulan en 17 provincias) no tendrán ninguna limitación. Entre todos los bonos emitidos habría más de 2000 millones de pesos en circulación. Si bien para el consumidor los bonos ahora podrían ser una salida ante la limitación de pesos, también podrían convertirse en un dolor de cabeza para la Argentina si las provincias decidieran imprimir títulos sin restriccción alguna.

Riesgo

Para el economista Marco Lavagna, de Ecolatina, ése es el riesgo que encierra una demanda excesiva de bonos y la falta de efectivo. "Es una segunda moneda que está dando vuelta y eso es lo más preocupante, porque si no se tiene un control en la emisión podría haber un empapelamiento indiscriminado de la economía".

Hasta ahora, en el interior, la circulación de las Lecop no hizo otra cosa que generar complicaciones. Por ejemplo, en Catamarca, las estaciones de servicio no reciben esos bonos porque las petroleras no los aceptan como pago, o en Mendoza, donde los supermercados no dan vuelto y por eso los clientes tienen que hacer compras por sumas "redondas".

Ante tanta divergencia, las legislaturas de varias provincias (Chaco, Jujuy, La Rioja y Salta) sancionaron leyes para que las Lecop sean recibidas en la actividad financiera y económica con paridad 1 a 1.

Para el titular de la Coordinadora de Actividades Mercantiles Empresarias (CAME), Osvaldo Cornide, la falta de normas en el sistema financiero que faciliten las transacciones no hace más que contribuir para que reine el caos.

Y aunque reconoció que la restricción de efectivo fomentará el uso de los bonos, dijo que "los comercios llegarán a un punto en el que no los aceptarán más porque a ellos ni los proveedores ni los bancos se los reciben". Por eso, le elevaron un pedido al Banco Central, que la entidad rechazó de raíz, de que se autorice la instrumentación de cuentas en Lecop contra las cuales se puedan emitir cheques u órdenes de pago para cancelar obligaciones. Pero si existía la posibilidad de que el título se desvalorice, esa chance desapareció con la medida de restringir el circulante. Así opinó el economista Dante Sica, titular del Centro de Estudios Bonaerense (CEB), para quien los patacones saldrán fortalecidos.

"El peligro para su desvalorización se daría tan solo cuando la actividad económica, los depósitos y el circulante se recuperen. En el corto y mediano plazo no veo esa posibilidad", comentó.

Hoy, en la provincia de Buenos Aires, los patacones vencieron las resistencias y se los utiliza para el pago en los hipermercados, combustible (un 50% de la compra), servicios (un porcentaje determinado). La primera emisión de patacones fue por 460 millones; la segunda serie, por 140 millones. En la recaudación de noviembre, 80 millones de esos bonos regresaron al fisco provincial.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.