La gestión macrista se sacará un cero en crecimiento

Marcos Buscaglia
Marcos Buscaglia PARA LA NACION
(0)
16 de diciembre de 2018  

El crecimiento acumulado de la economía durante el gobierno de Mauricio Macri será, con suerte, de 0%. La Argentina no pudo escapar a la "maldición de los años pares": desde 2011 la economía crece en los años impares (de elecciones), y se contrae en los impares. Su tamaño será en 2019 levemente superior al de 2011, mientras que la población creció 9% en igual período. Este desempeño tan malo no es nuevo. Las preguntas relevantes ahora son tres: 1) de corto plazo: ¿cuándo termina la recesión?, 2) mirando 2020: ¿podremos comenzar a crecer en el próximo período presidencial?, y 3) de largo plazo: ¿podremos comenzar a crecer a tasas más elevadas y con menos volatilidad?

La evolución de la economía en el corto plazo se encuentra sujeta a dos importantes fuerzas que la limitarán y cuatro que le darán empuje. La primera fuerza en contra es el ajuste fiscal y monetario. La reducción del gasto público y la suba de impuestos se suma a un programa de estabilización monetaria basado en la cantidad de dinero. Estos programas probaron ser muy contractivos en los países que los aplicaron. La segunda fuerza en contra es la incertidumbre electoral. La posibilidad de que vuelva un gobierno populista limitará la inversión e impulsará la dolarización durante parte de 2019.

Entre los factores que darán empuje a la economía destaca el fuerte crecimiento que probablemente tengan las cosechas de maíz y soja. Suponiendo rendimientos normales, la producción de estos cultivos se expandirá más de 40%, con respecto a la campaña anterior. Sin embargo, los meteorólogos predicen que con un 90% de probabilidad entraremos en un fenómeno de El Niño (moderado), que trae más lluvias a las pampas, con lo cual podrá haber rindes más que normales.

El segundo factor es Brasil: su economía se contrajo más de 3% por año en 2015 y 2016, y se expandió apenas por encima del 1% por año en 2017 y 2018. Así, nuestras exportaciones a Brasil son casi un 45% inferiores a las de 2013 y recibimos en 2017 casi 25% menos turistas provenientes de ese país. Para 2019, después del triunfo de Jair Bolsonaro, el consenso de economistas de Brasil espera una aceleración del crecimiento al 2,5%, aunque varios ya hablan de tasas cercanas a 4%. Cada punto adicional de crecimiento de Brasil típicamente redunda en un crecimiento adicional de un cuarto a un tercio de punto en la Argentina. Es decir, la aceleración de Brasil podría agregarnos cerca de medio punto de crecimiento a la Argentina en 2019.

El tercer factor de empuje son los sectores que han ganado dinamismo luego de procesos de desregulación, o simplemente de normalización. Incluyen primero al energético, con Vaca Muerta. A este se suman decenas de sectores que de a poco van ganando presencia: energías renovables, carne, frutas varias, servicios, viajes aéreos y muchos más.

El cuarto factor es la mejora que tendrán los salarios y las jubilaciones. Este año ambos cayeron muchocomparados con la inflación. En el primer caso, por la debilidad de la economía y lo sorpresivo de la aceleración inflacionaria. En el segundo, por los mecanismos indexatorios vigentes. En 2019, con una economía menos golpeada y en elecciones, los salarios al menos empatarán con la inflación. Las jubilaciones, dado que ajustan con la inflación de meses previos, le ganarán al IPC ya que la inflación se va a desacelerar mucho.

Estos factores a favor y en contra resultarán en un año con crecimiento levemente positivo en el mejor de los casos. Lo más probable es que la economía recién comience a expandirse en el segundo trimestre de 2019. Quizá veamos algo de mejora antes, si es que el efecto de la estabilización cambiaria le gana al impacto de las altas tasas de interés.

La segunda pregunta es si podemos volver a crecer a partir de 2020. Algunos comienzan a cuestionarse si es posible sin antes implementar reformas estructurales. Depende. Si gana una opción populista en 2019, lo más probable es que terminemos en default e hiperinflación. Si gana Cambiemos, lo más probable es que la economía vuelva a crecer. El punto de partida en 2020 será mucho mas "limpio" que el de 2016: equilibrio fiscal primario, un tipo de cambio competitivo, un déficit de cuentas externas bajo, el ajuste de tarifas bastante avanzado, un régimen monetario más conducente a una baja de inflación y varios sectores en movimiento. Además, el Gobierno ya va a haber avanzado en la "plomería" del sector público. No hay que olvidar que la mayoría de los ministerios y los organismos públicos eran cuando comenzó este gobierno meras cáscaras vacías. En estos años se trabajó mucho para mejorar procesos que no se ven en forma directa, pero sí en resultados como el del programa de infraestructura. Por último, el hecho de que un gobierno no peronista termine por primera vez su mandato y logre ser reelecto tendría repercusiones importantes sobre el sistema político argentino y sobre la percepción de los empresarios.

Lo cierto es que, sin reformas estructurales, el crecimiento estará acotado a un nivel inferior al que necesitamos para reducir fuertemente los niveles de pobreza, lo que nos lleva a la última pregunta.

Para crecer a tasas anuales de 5%, en forma sostenida, y evitar nuestras típicas crisis, se necesitan cambios estructurales importantes. Estos incluyen al régimen laboral, la apertura de la economía, el sistema impositivo y la protección de los derechos de propiedad. Además, para que estos cambios sean efectivos, es necesario que se perciban duraderos por empresarios y familias. Para lograr estabilidad, hay que hacer cambios profundos sobre nuestra infraestructura institucional, incluyendo el régimen electoral y el sistema de coparticipación federal de impuestos.

El autor es economista

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.