La guerra de las mini: netbooks vs. smartbooks

La industria apuesta por computadoras livianas, baratas y permanentemente conectadas a Internet
(0)
31 de diciembre de 2009  

Las empresas que apuestan por sacudir el mercado de las computadoras portátiles planean poner sus cartas sobre la mesa la próxima semana en Las Vegas.

La Feria Internacional de Electrónica de Consumo 2010 es la ocasión elegida para el estreno de una nueva generación de computadoras portátiles ultrapequeñas que funcionan más como teléfonos inteligentes, diseñadas para estar siempre conectadas a Internet a través de las redes celulares de tercera generación (3G).

Quienes promocionan los aparatos han acuñado el término smartbook, en parte para diferenciarse de la línea de portátiles pequeñas y baratas llamada netbooks, la cual han sido muy populares en los últimos dos años.

Sin embargo, aún hay dudas sobre las funciones y los precios de las nuevas computadoras, lo que deja abierta la posibilidad de que los consumidores se confundan con las actuales netbooks.

Se espera que las smartbooks cuesten menos que las netbooks, cuyos precios en Estados Unidos parten desde los US$ 250. La mayoría de las smartbooks también están siendo diseñadas para incluir conexión a las redes celulares, por lo que es más probable que sus precios sean subsidiados por las compañías de telefonía móvil cuando se contrata un plan de datos.

Aunque las smartbooks tendrán un precio más módico, sus defensores dicen que podrían generar márgenes de ganancias más altos debido a los ahorros en microprocesadores y sistemas operativos.

A diferencia de las netbooks y la mayoría del resto de las portátiles, las smartbooks no usan microprocesadores x86 de Intel Corp. o Advanced Micro Devices Inc., ni versiones populares del sistema operativo Windows de Microsoft Corp. Los promotores más activos de las smartbooks son los fabricantes de chips para teléfonos celulares, como Qualcomm Inc., Nvidia Corp., Freescale Semiconductor Inc. y Marvell Technology Group Ltd.

Ejecutivos de la industria predicen una amplia variedad de diseños de smartbooks, algunos que se parecen a las portátiles tradicionales y otros muy diferentes. "Creo que uno va a quedar maravillado de lo que puede hacer cuando no está restringido por las reglas de la innovación dictadas por Intel y Microsoft", dice Henri Richard, vicepresidente y jefe de ventas de Freescale.

La mayoría de las smartbooks, que se espera sean producidas tanto por fabricantes de computadoras como de celulares y aparatos electrónicos, funcionarán con una versión del sistema operativo Linux y con chips de bajo costo basados en los diseños licenciados por ARM Holdings PLC.

¿Sin Windows?

Windows o los chips x86 no han sido esenciales en los celulares ni en otros aparatos inalámbricos. Kindle, el lector digital de Amazon.com Inc., por ejemplo, usa chips ARM y software desarrollado internamente. Se espera que Apple Inc., que utiliza chips ARM para su iPhone, cause sensación en los próximos meses con una computadora portátil en forma de bloc de papel que usará la misma tecnología. Apple declinó comentar al respecto.

La similitud de las smartbooks a las netbooks puede llevar a los consumidores a pensar que las primeras pueden realizar las mismas tareas de computación. Pero las smartbooks que usan Linux o sistemas similares no ejecutarán aplicaciones, como Word de Microsoft.

Suponiendo que las smartbooks valgan alrededor de US$ 200 en el mercado estadounidense, los nuevos aparatos enfrentarán una dura competencia de teléfonos inteligentes y consolas portátiles de videojuegos que son bien entendidos, argumenta Patrick Moorhead, vicepresidente de marketing avanzado de AMD. Las compañías que optan por ofrecer tanto netbooks como smartbooks enfrenta un desafío de marketing. "Es muy grande para ser un celular y muy pequeño para crear contenido fácilmente", opina Roger Kay, investigador de mercado de la consultora Endpoint Technologies Associates. "Ha habido poca evidencia de que al público realmente le gusta esa categoría".

La competencia también es dura. Intel introdujo recientemente una versión nueva y más compacta de su chip Atom para netbooks, lo que supone la producción de una nueva ola de modelos de netbooks de bajo precio, que terminarían restándole atractivo a las smartbooks. Los envíos de netbooks se duplicaron en 2009 a 33,3 millones de unidades y DisplaySearch, una firma de investigación de mercado, proyecta un crecimiento de 19% en 2010.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.