La industria automotriz confirma su peor año desde la crisis económica de 2009