Las ventas en el mercado interno cayeron 42,4%. La industria automotriz tuvo su peor año en una década