La industria coreana sufrió su peor caída en 21 años