La devaluación favoreció las exportaciones. La industria metalúrgica prevé inversiones récord en 2005