La situación argentina contrasta con la del resto del mundo. La industria musical crece pese a la piratería