La justicia británica falló a favor de los eurobonistas pero no ordenó liberar los pagos