Per cápita. La lavandina pisa firme en el hogar