La ley de coparticipación, culpable