La libra, cada vez más débil frente al dólar