La lucha más difícil del Patacón será insertarse en el mercado

Tras el primer día de pago con bonos todavía sigue la negociación por la aceptación
Tras el primer día de pago con bonos todavía sigue la negociación por la aceptación
Pablo Morosi
(0)
22 de agosto de 2001  

LA PLATA.- Finalmente, después de marchas y retrocesos, el gobierno bonaerense dio a luz a los polémicos bonos Patacón que comenzaron, ahora, a jugar su partido más difícil: la inserción en el mercado.

En una jornada ganada por cierta confusión y por las complicaciones en el uso de los bonos por la inexistencia de billetes de baja denominación (sobre lo que se informa por separado), el gobernador justicialista, Carlos Ruckauf, calificó como "bueno" el primer día del bono.

Fuentes oficiales informaron, además, que "no hubo denuncias de maniobras especulativas ni otros problemas derivados del pago con este instrumento".

Ayer por la mañana, el gobernador recibió el apoyo del Consejo de Empresario Bonaerense. En la reunión, que congregó a media docena de entidades en representación de pequeños y medianos comerciantes y productores, quedó al descubierto que el principal desafío para los certificados sigue siendo lograr una buena acogida de las grandes cadenas comerciales y las concesionarias de los servicios públicos.

El diputado Osvaldo Rial (PJ), en su carácter de vicepresidente de la Unión Industrial de la provincia (Uipba), dijo estar comprometido en "darles la mayor difusión a los bonos para que las soluciones lleguen lo antes posible".

Los empresarios exigieron como contrapartida de su gesto la adopción de políticas productivas para conseguir la reactivación económica.

Las cadenas comerciales

El senador provincial Raúl Lamacchia (PJ), titular de la Cámara de Empresarios Bonaerenses (Caebo), aseguró que la "aceptación del comercio se dará en todos los sectores. Estamos pidiendo a las empresas privatizadas de servicios públicos que reciban el Patacón, porque han sido hasta ahora las más remisas a hacerlo".

"Acá la gran responsabilidad es de las grandes cadenas comerciales concentradas que hay en el país que hoy tienen que demostrar solidaridad y aceptar el bono", dijo Lamacchia.

Pese a que destacaron la iniciativa de varios negocios de anunciar en sus vidrieras la toma de los bonos, los representantes sólo pudieron prever una actitud favorable, aunque admitieron que la decisión será particular y no corporativa.

Otro de los dirigentes que estuvo en la reunión, Luis Quiñones, vicepresidente de la Confederación de Empresarios de Buenos Aires (Cepba), comentó que durante el encuentro le pidieron al gobierno "que los Patacón puedan ser utilizados como medio de pago no sólo por los tenedores primarios (empleados y pasivos estatales), sino que se garantice la apertura de un mercado secundario".

Con la Letras de Tesorería para Cancelación de Obligaciones (Patacón) el gobierno pagará parte de los salarios de unos 160.000 empleados y jubilados estatales que cobran más de 740 pesos de bolsillo y también saldará sus deudas con los proveedores del Estado provincial.

Las autoridades bonaerenses informaron que el Patacón será aceptado para el pago de impuestos nacionales y provinciales y que también se llegó a acuerdos con las cámaras de supermercados, aunque no todas las cadenas anunciaron, todavía, su posición.

Tampoco fijaron su postura las farmacias y las expendedoras de combustibles.

Las empresas de servicios públicos (teléfonos, electricidad, agua corriente y gas) dijeron que aceptarán que los estatales cancelen con esos bonos sólo un porcentaje de sus facturas.

El ministro de Economía bonaerense, Jorge Sarghini, en tanto, hizo ayer un nuevo llamado a la población para "emprender una cruzada en defensa del valor del bono Patacón" y evitar la aparición de un mercado negro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.