La mitad de los argentinos tiene ingresos por debajo de los $ 8500 mensuales