Efectos de la crisis en América latina. La moneda de Brasil podría ser la próxima