La movilidad jubilatoria y las cuentas pendientes