La ola aperturista de Brasil pone en alerta a todos los industriales del Mercosur

La ola aperturista de Brasil pone en alerta a todos los industriales del Mercosur
La ola aperturista de Brasil pone en alerta a todos los industriales del Mercosur Fuente: Archivo
En medio de las tensiones entre Bolsonaro y Fernández, los empresarios temen por los planes de bajar el arancel externo común
Francisco Jueguen
(0)
20 de noviembre de 2019  

La carta de la Federación Argentina de Industrias Textiles (FITA) del 11 de noviembre fue dirigida a Dante Sica. "(...) nuestra entidad desea manifestar la profunda preocupación que se ha generado en todas las empresas del sector al tomar conocimiento de la existencia de una propuesta de reducir en un 50% los derechos de importación del arancel externo común del Mercosur en forma generalizada", cuestionó.

Los empresarios se habían enterado por Folha de Sao Paulo y Valor, dos diarios brasileños, de ejercicios que los técnicos del ministro de Economía, Paulo Guedes, habían realizado sobre las alícuotas que sirven de protección a los bienes industriales. Según Valor, las tasas de importación promedio serían rebajadas en cuatro años de 13,6% a 6,4%.

Globalización aperturista versus defensa regional. La industria ve venir un debate y fija su posición. Si la carta de FITA pasó más o menos desapercibida para la opinión pública, no ocurrió lo mismo con las declaraciones de Paolo Rocca en medio de las tensiones entre Jair Bolsonaro y Alberto Fernández. "El Mercosur puede ser el principio de un acuerdo regional más amplio", dijo el presidente del Grupo Techint en el cierre del primer día del 60º Congreso de la Asociación Latinoamericana del Acero. En ese mismo espacio de debate, el politólogo brasileño y profesor de la Universidad de Columbia Murillo de Aragao se animó a ir un poco más allá en los deseos de Bolsonaro de abrirse al mundo. Fue entonces cuando apareció el concepto de "Braxit", la ruptura brasileña del bloque. Detrás vino el pedido de la siderurgia regional de aliarse al eje del Atlántico y no al del Pacífico, justo cuando en esa misma semana, en la cumbre de los países Brics en Río de Janeiro, Bolsonaro le manifestó a Xi Jinping su intención de impulsar un tratado de libre comercio con su país, China, el terror de la industria regional.

En el Gobierno ponen el freno a los deseos brasileños. Allí dicen que el grupo ad hoc para examinar la consistencia y dispersión del arancel externo común (Gahaec) no tomará ninguna determinación, por caso, el próximo 5 de diciembre, cuando Bolsonaro reciba a Mauricio Macri -cinco días antes de su salida del poder- en la cumbre del Mercosur en Bento Gonçalves.

El Gahaec tuvo reuniones a comienzos de este mes. De ahí se filtraron los ejercicios de Guedes sobre el arancel común. En la administración argentina creen que el arancel está "muy perforado y que es poco transparente". Sin embargo, afirmaron que el trabajo que hace el grupo es solo de "diagnóstico". Cualquier cambio llevará antes a una puesta en común con el sector privado. "Hay que readecuar el arancel", afirmó ayer Sica a LA NACION. "Hay que hacerlo menos complicado, con menor dispersión por cada grupo de bienes y de manera escalonada para que respete la protección efectiva. La idea es que se adecue a los acuerdos comerciales que hemos firmado para poder insertarnos en el mundo de manera competitiva. Hay que acompañar esto con un proceso de reformas", agregó Sica.

La semana que viene, Sica recibirá a referentes de la Unión Industrial Argentina (UIA) para analizar los avances. El tema se incluirá seguro en el debate de la 25» Conferencia Industrial de la UIA el 28 de este mes en Parque Norte. Ya se cursaron invitaciones a la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp) y a la Confederación Nacional de Industria (CNI), aunque aún sus ejecutivos no confirmaron su participación.

En Brasil, las quejas contra Bolsonaro por no abrir la discusión a los industriales crecen a pesar de que Guedes avanza sistemáticamente con las reformas estructurales. "Es un crack", definió al ministro el presidente de Volkswagen en América Latina, Pablo Di Si, en una entrevista con LA NACION. "Si competimos con el mundo así, nos comemos 15 goles", dijo sobre el escaso avance argentino en competitividad.

"En un mundo en el que los países protegen cada vez más su empleo y su producción, la apertura comercial debe ser un instrumento y no un fin en sí mismo", señaló Gabriel Vienni, director de departamentos técnicos de la UIA. "Lo ideal sería avanzar con los cambios en el arancel externo común en el marco de negociaciones en las que el país obtenga beneficios equivalentes y desarrollando en paralelo políticas tributaria, comercial, financiera y tecnológica que mejoren la competitividad de la economía", cerró.

Lo mismo dicen en Brasil. "La industria apoyó activa y públicamente la apertura comercial desde 2012. Estamos a favor, pero con diálogo y transparencia. Ni la industria ni el Congreso nacional pueden quedar fuera de este debate", afirmó el presidente de la CNI, Robson Braga de Andrade, el mes pasado. "La Fiesp siempre apoyó al Mercosur y cree que los problemas de funcionamiento del bloque deben superarse por consenso. Además, durante años abogó por una mayor apertura de la economía brasileña, negociada en acuerdos de libre comercio, siempre que esté acompañada de reformas internas que garanticen a las empresas brasileñas las mismas condiciones de competitividad de otros países", escribió en un artículo el presidente de la entidad paulista, Paulo Skaf.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.