La operación puede tener impacto sobre el fútbol