La oposición expresó su rechazo a las nuevas medidas

El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, señaló que las nuevas normas son "el final de una serie de graves errores"
(0)
3 de diciembre de 2001  • 13:08

Los gobernadores de Córdoba, José Manuel de la Sota, y de Buenos Aires, Carlos Ruckauf, (ambos justicialistas) encabezaron hoy las críticas de la oposición contra las nuevas medidas económicas adoptadas por la gestión del presidente Fernando de la Rúa, frente al temor de una caída de la recaudación y un aumento de la recesión.

El rechazo del decreto se oyó también de labios de la diputada del ARI Elisa Carrió, quien calificó al paquete como "un asalto a los honestos", y del titular de la CGT oficial, Rodolfo Daer, quien opinó que con estas iniciativas "gana la banca usurera", y advirtió que el plan llevará "la desocupación a la estratósfera".

Paralelamente, la Cámara de Diputados inició hoy su jornada en un clima cargado de dudas y expectativas, con fuertes críticas opositoras y mucha cautela en los dichos de los legisladores aliancistas.

En tanto, el vocero del Gobierno, Juan Pablo Baylac, reconoció hoy que "los que tenían la plata grande ya se la llevaron" de los bancos antes del "crack" del viernes último, y también admitió que esas personas "no pagan" los efectos de la crisis.

De la Sota se lamentó por los efectos que tendrán las medidas, en especial para las provincias, que verán limitada la recaudación impositiva, consideró, a la vez que aseguró que las nuevas normas son "el final de una serie de graves errores" de la administración central.

"Ahora los argentinos sabemos que ya no hay certezas sobre nada", dijo el gobernador cordobés en declaraciones a la prensa, y precisó que para la gente, al "no poder libremente disponer de sus depósitos, se le acabó la seguridad y la tranquilidad".

Para Ruckauf, las medidas "tendrán un efecto recesivo" y aumentarán la desocupación, porque "han dejado adentro a la gente que había confiado sus depósitos (en los bancos) y ahora no los puede utilizar normalmente".

El mandatario bonaerense refirió que "el viernes había una situación de pánico" y que el Gobierno "actuó sobre el pánico, cuando ya habían huido del sistema (financiero local) miles y miles de millones de dólares en los últimos meses".

En la Cámara de Diputados Nacional, el justicialista y senador electo Oscar Lamberto consideró que con las medidas el Gobierno "ha cometido un error que va a generar mucho mal humor" porque "avanza tremendamente sobre los derechos individuales de la gente, y en esto no hay excusa".

El diputado radical Carlos Maestro, también electo para ocupar una banca en la Cámara alta, sostuvo que para que prosperen las medidas el Gobierno debe "seguir convocando a la responsabilidad de todos los sectores" para "recrear la confianza y que vuelvan los depósitos a los bancos".

A su turno, el justicialista Carlos Soria dijo que "la primera impresión -sobre la bancarización dispuesta por el Gobierno- no es mala, pero hay que verlo en la práctica".

La aplomada opinión de Soria se mezcló con la acalorada posición de Baylac, quien pidió al resto de los argentinos que "se pongan los pantalones largos" y que actúen como los rugbiers de "Los Pumas" para luchar contra los sectores "especulativos", a los que atribuyó la culpa de que el viernes último pequeños y medianos ahorristas se hayan agolpado en los bancos para retirar hasta 700 millones de dólares de depósitos de plazo fijo.

El funcionario justificó las medidas, en declaraciones a canal 7 de televisión y al llegar a la Casa de Gobierno, en la necesidad de "actuar en defensa propia" frente a "los especuladores, los buitres, la irresponsabilidad de algunos señores comunicadores y de algunos analistas de la economía y algunos políticos".

Muy lejos de coincidir con el vocero gubernamental, la diputada Carrió sostuvo que el plan es "un operativo diseñado por un grupo de bancos".

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.