Per cápita. La pasta dental aún puede venderse más