Una situación que empeoró tras la devaluación de Brasil. La pérdida de competitividad deja cada vez más exportadores fuera de juego