La poca inversión en metalmecánica, un mal regional

Los productores de acero temen porque sus principales compradores no hacen los desembolsos necesarios y son desplazados por la importación china
Carlos Manzoni
(0)
24 de noviembre de 2013  

Los productores de acero de América latina están preocupados porque la industria metalmecánica, la gran boca que devora su producción para producir autos, bicicletas y electrodomésticos, entre otras cosas, está cada vez más golpeada por la falta de inversiones, la competencia china y la desindustrialización en la región.

En el período 1992-2012, el valor promedio de inversión como proporción del producto bruto interno (PBI) en la Argentina, Brasil, Colombia y México fue de 20 por ciento. En el país, tras un récord de inversión de 24,2% en 2007, se cayó a 21,8%, en 2012. En contraste, China y Corea del Sur invierten 48 y 30 por ciento, respectivamente.

Es por esto que un estudio elaborado por Alacero -Asociación Latinoamericana del Acero- que la falta de inversión debilita el futuro de la metalmecánica en América latina.

Daniel Novegil, director de Alacero y CEO de Ternium, dice que el problema principal en el grupo de cuatro países analizados sigue siendo el bajo nivel de inversión como proporción del PBI. "La inversión actual en el sector industrial en la región condiciona su futuro para los próximos años, por lo que el fomento de mayores desembolsos de capitales en estas economías va a determinar el desarrollo de largo plazo", explica el directivo.

En el estudio, llamado "Cadena Metalmecánica en América Latina: Dinámica de las Inversiones", que se presentó en Lima, Perú, hace 10 días, se destaca el hecho de que la debilidad inversora se haya producido en medio de un ciclo económico muy favorable, en el que los altos precios de las materias primas, estimularon el consumo.

Las principales razones de esta realidad fueron, según un informe de PwC, una compleja legislación tributaria y laboral, la inestabilidad política y económica, el entorno jurídico y regulatorio, las fluctuaciones monetarias y la informalidad en las prácticas de negocios.

El valor total de las inversiones anunciadas en la cadena de valor metalmecánica de la Argentina, Brasil y México, alcanzó los US$ 37.800 millones, repartidos en 313 proyectos de inversión. El valor promedio de estas inversiones alcanza los US$ 152 millones en México, US$ 133 millones en Brasil y US$ 59 millones en Argentina. Pero, según destacan en la industria del acero, no es suficiente.

Pero la magra inversión es sólo un palo más en una rueda en la que ya se atravesó hace tiempo la competencia china. Las exportaciones siderúrgicas de ese país hacia América latina, muchas veces en condiciones de dumping , aumentaron 55% en el segundo trimestre de 2013, con respecto al primero, y 29%, con relación a 2012.

Esto se da pese a que la región tiene capacidad en exceso para abastecer la demanda regional y en un contexto donde la siderurgia mundial opera con un elevado nivel de sobrecapacidad, estimado en 550 millones de toneladas.

Carlos Vaccaro, gerente de Asuntos Externos de Acindar, destaca la preocupación del sector por la competencia china y comenta que es un tema que se comenzó a estudiar con mucho cuidado. "Es una amenaza muy grande, dado que ellos tienen gran capacidad de producción y establecen el precio de referencia del acero", opina el ejecutivo.

El avance del gigante asiático en la región es explosivo: entre 2005 y 2012, las importaciones de productos metalmecánicos de origen chino a América latina se multiplicaron 3,5 veces y pasaron de 21.000 millones de dólares a 86.000 millones de dólares, según el informe de Alacero. Es más, en agosto de 2013, América latina incrementó 65% sus importaciones de productos laminados (siderúrgicos) desde China con 567.000 toneladas (versus 343.000 toneladas de agosto 2012). Se denomina "productos laminados" al acero incluido en alguno de estos tres grupos: productos largos (acero para concreto, barras, alambrón, perfiles, rieles), aceros planos (hojas y bobinas laminadas, recubiertas, prepintadas, acero inoxidable, hojalata, cincados, cromados) y tubos sin costura.

El déficit comercial metalmecánico de los países latinoamericanos seleccionados (México, la Argentina, Colombia y Brasil) con China se elevó de US$ 8000 millones en 2003 a US$ 71.000 millones en 2012. "La tendencia es que esta cifra se incremente", se señala en el estudio.

UN SECTOR CLAVE EN LA GENERACIÓN DE EMPLEO

El proceso de primarización de las exportaciones en América latina en general, y en la Argentina en particular, más la inundación de productos metalmecánicos chinos y la falta de las inversiones necesarias no solo pegan en la balanza comercial; también lo hacen en el empleo.

Según el estudio "Cadena Metalmecánica en América Latina: importancia económica, oportunidades y amenazas", elaborado por Alacero en 2012, cada US$ 1 millón adicional de importaciones de productos metalmecánicos, se pierden 12 empleos directos en la Argentina; 10, en Brasil, y 12, en México. "Además, si se consideran los impactos indirectos inducidos sobre el valor bruto de producción, el empleo perdido sobre ese volumen importado llega, en el caso de la Argentina, a los 46 puestos. Para Brasil y México, la estimación es de 64 y 63, respectivamente", se concluye en el trabajo.

En el país, específicamente, la cadena metalmecánica genera 350.000 empleos directos y 980.000 indirectos. Asimismo, es la actividad industrial que más aporta a la generación del ingreso laboral: 29,2% de la masa salarial de la industria en 2011.

Además, según consigna Alacero, esta cadena explica 5% de la masa salarial del país. "El mayor valor de los multiplicadores de empleo y valor agregado con relación al valor bruto de producción evidencia que es una actividad intensiva en mano de obra. Por cada $ 1 que se genera en metalmecánica se agregan 3,13 en toda la economía", se detalla en el análisis.

En tanto, su contribución a la recaudación fiscal, si solo se consideran los impuestos directos a la producción, equivale al 4,9% del total de la economía.

Una mirada más amplia sobre América latina, permite ver que la cadena aporta más de 4 millones de empleos directos y casi 20 millones de indirectos. Sólo en Brasil, es responsable de 2,5 millones de puestos directos y 13 millones de indirectos; mientras que en México representa 1,3 millones y 5,7 millones, respectivamente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.