Preocupación. La poca inversión en metalmecánica, un mal regional