El columnista invitado. La política fiscal K es absurda