La quietud del dólar contagió a la Bolsa, que se replegó otra vez

El Merval cayó 1,56 por ciento con menos negocios y compraventas más selectivas
Javier Blanco
(0)
24 de enero de 2002  

Al término de una rueda de negocios más calma, pero también volátil, la Bolsa de Comercio porteña cayó ayer 1,56% y experimentó su segunda baja consecutiva, tras la abrupta revalorización que habían tenido las acciones en las tres jornadas de operaciones previas para adecuarse al valor del dólar en el mercado libre de cambios.

Sin la presión que suponía ver subir sin pausa el precio del dólar en las pizarras de las casas de cambio céntricas, el mercado parece haber recuperado racionalidad, por lo que en los negocios, que hasta hace sólo 48 horas tenían un ritmo frenético que se reflejada en alzas indiscriminadas, ahora se imponen las bajas mientras los inversores más especializados arbitran posiciones: venden los papeles que parecen haber alcanzado un techo (que por esta razón bajan) y los recompran cuando alcanzan un valor que suponen adecuado o directamente compran acciones que quedaron más rezagadas.

"En estos días se notó que no hay desesperación por salir del peso, como ocurría cuando el dólar parecía imparable", admitió un corredor de Bolsa. Producto de las tomas de ganancia y la presencia de operadores que buscan inmediatas diferencias aprovechando los vaivenes del mercado, el índice Merval consiguió remontar una caída inicial del 5,07% y pasó a ganar hasta 1,4% cuando promediaba la jornada, hasta que otra corriente de ventas se impuso y lo condenó a la baja final.

"En realidad, la toma de ganancias de los últimos dos días era esperada para el lunes, luego de que el Merval subiera un 37% en dos ruedas. Si esta tendencia se retrasó fue por el anuncio de la pesificación de los depósitos, que impulsó fuertes alzas en los papeles bancarios el lunes", explicó Alfredo Ferrarini, de Cohen Sociedad de Bolsa.

Los negocios en la Bolsa totalizaron $ 23,11 millones (anterior $ 24,92 millones) y las 51 empresas que registraron movimientos se distribuyeron en 14 alzas, contra 32 bajas y otras 5 firmas sin cambios, en un contexto en el que la demanda se tornó mucho más selectiva y la leve recuperación del peso contribuyó a desacelerar el mercado bursátil.

Lo que viene

En relación con el futuro inmediato, los operadores coinciden en advertir que dependerá de lo que ocurra en la plaza cambiaria. "El mercado se tendría que estabilizar dependiendo de cómo actúe en los próximos días el Banco Central: si sigue interviniendo y a precios cada vez más bajos, es probable que la Bolsa siga replegándose porque cae el precio de las acciones en términos reales", sostuvo Juan Di Santo, operador de Bull Market Brokers.

En el sector de los títulos públicos prevalecieron los signos negativos tras la recuperación de las últimas jornadas, para los precios locales. Una demostración de ello fue la baja del 1,56% que registró la cotización del Global 2008. Pero en el exterior la tendencia fue la inversa. Así, el FRB escaló hasta los US$ 34, con lo que ganó 6,25 por ciento.

Esto favoreció un nuevo repliegue de 181 puntos básicos en la tasa de riesgo país, según la medición de J. P. Morgan-Chase, que, de esta forma, cerró en 4267 unidades, su menor nivel en lo que va del año, pese a las discrepancias que quedaron en evidencia entre el Gobierno y las autoridades del Fondo Monetario Internacional.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?