Serio, pero no solemne. La razón detrás de tantos inmuebles desocupados