La recesión en Estados Unidos, la debacle manufacturera y la gripe A/H1N1 noquean a México