La recuperación de Alemania no se ve en el resto de Europa

La crisis deterioró los vínculos entre la potencia y el resto del continente
La crisis deterioró los vínculos entre la potencia y el resto del continente
Jack Edwing
(0)
8 de septiembre de 2013  

FRÁNCFORT.- Cuando Alemania prospera lo mismo sucede con el resto de Europa. Pero esa creencia es cuestionada por sus vecinos, que ven evidencias de que el país despega sin ellos. Pese al fuerte apoyo financiero a los miembros más complicados de la zona del euro en los últimos años, la crisis económica ha corroído los vínculos comerciales entre Alemania y el resto de Europa.

Países como Italia y España ya no tienen el poder de compra de otros tiempos y comercian menos con Alemania por ello. Grecia, el país más hundido de Europa, ahora es poco más que un error de redondeo alemán. Las exportaciones alemanas a Grecia se hundieron un 40% desde 2008, mientras que Alemania importó un 9% menos de Grecia. En 2012, Grecia se ubicó en el lugar 44 entre los socios comerciales de Alemania.

Las compañías alemanas, alentadas por el gobierno de la canciller Angela Merkel, pusieron su atención en lugares de mayor crecimiento, como Asia o los Estados Unidos. "En este momento es una historia de desacople en vez de una historia de dar una mano de ayuda", dijo Carsten Vrzeski, economista de alto nivel en el banco holandés ING.

No es sólo una cuestión económica, sino geopolítica. Merkel se presenta a la reelección este mes en una campaña en la que uno de los pocos puntos en debate es cuánta más ayuda financiera dará Alemania a sus vecinos débiles. Si el gobierno de Merkel tiene éxito en hacer de Alemania un actor global mayor a través del comercio y la política de inversión, no sólo protege a Alemania de los problemas estructurales europeos, sino que asegura que se sostenga como una potencia económica global por derecho propio.

Pero para el resto de la zona del euro y la Unión Europea en general, la unidad depende de que Alemania mantenga su energía y su compromiso, siendo el miembro más rico y poderoso. Cuanto más vea Alemania que sus intereses de largo plazo están fuera de Europa, tanto menos cierto es el futuro de todo el proyecto europeo.

El martes la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo dijo que en momentos en que Alemania retoma el crecimiento, es improbable que los países más vulnerables de la zona del euro sigan ese camino hasta el año que viene.

El futuro económico de la zona euro sigue dependiendo de Alemania, el mayor mercado de productos tales como zapatos de Italia o minivagonetas Ford hechas en España. Firmas alemanas como Linde, proveedor de gases de uso industrial y en el sector de la salud, son grandes empleadores en el sur europeo. Pero el mayor crecimiento de Linde este año fue en Estados Unidos, donde las ventas aumentaron58% en el tercer trimestre (llegó a US$ 2600 millones).

Estados Unidos también se ha convertido en un mercado caliente para firmas alemanas como Voith, un fabricante de equipo industrial.

Además, China se ha convertido en el mercado más importante para Volkswagen, que vendió 15 millón de autos allí en los primeros seis meses de este año, más que en toda Europa occidental. Volkswagen también está poniendo renovado énfasis en América del Norte.

El crecimiento anualizado alemán del 2,9% en el segundo trimestre de este año elevó el promedio de la zona euro de conjunto y, al menos en el papel, terminó una recesión regional que empezó en 2011.

Pero una mirada más cuidadosa de las cifras muestra una gran distancia entre los países del Norte en crecimiento, como Alemania, Austria, Finlandia, y los países del Sur, como España, Italia y Grecia, que siguen contrayéndose, aunque a ritmo más moderado que antes.

"Los datos promedio para la zona del euro enmascaran cierta divergencia", reconoció Jörg Asmussen, miembro del directorio ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), en una entrevista en Berlín la semana pasada. El BCE realizará su reunión de política monetaria mensual el jueves, tratando de promover el crecimiento en los países en dificultades y de contener la inflación en los que están más sanos.

La pregunta ahora es si las compañías alemanas redescubrirán algunos de sus mercados tradicionales en Europa, dados los signos tentativos de estabilización. Si los países del sur de Europa se recuperan, podrían volver a ser lugares atractivos para hacer negocios.

Se necesitará algo más que ayuda de Alemania para reducir el desempleo en España y Grecia a niveles tolerables. Asmussen, del Banco Central Europeo, dijo que llevará años solucionar los desequilibrios que llevaron a la crisis de la zona del euro, lo que incluye exceso de deuda y pérdida de competitividad por los países afectados. "La probabilidad de eventos catastróficos se ha reducido drásticamente", dijo, pero Europa aún se enfrenta a "una década de ajuste".

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.