La Rural suma un socio y lanza un megacentro de convenciones

Guillermo Coldesina, ex número uno de Alto Palermo, se asoció a De Narváez y Shaw
Alfredo Sainz
(0)
13 de mayo de 2003  

Con nuevo socio, los dueños de La Rural se preparan para relanzar el predio ferial, con una inversión total de $ 38 millones. Francisco de Narváez y Alejandro Shaw acaban de sumar como tercer socio en el proyecto al empresario Guillermo Coldesina, ex número uno de Alto Palermo, y juntos quieren llevar a La Rural a competir en el negocio de los congresos, donde hoy lideran las salas de convenciones de los hoteles cinco estrellas.

La mayor parte de los fondos se destinará a la construcción de un mega- centro de convenciones, que en total contará con capacidad para 10.000 personas y se convertirá en el más grande de la Argentina y uno de los principales de América del Sur. El inicio de las obras -que demandarán un desembolso de $ 30 millones- no se concretará antes de 2004, y para su ejecución los nuevos dueños no descartan incorporar algún nuevo socio que corra con parte de la inversión.

El centro de convenciones se levantará en el área norte del predio, donde hoy existe un gran foso. Originalmente, esta porción del predio se iba a destinar a la construcción de un complejo de cines y un paseo comercial, aunque este proyecto quedó definitivamente archivado.

"Queremos transformar a La Rural en un gran polo en el que confluyan ferias, negocios y reuniones culturales. Y nuestra tarea no se va a limitar a alquilar los salones, sino que vamos a desarrollar ferias y congresos como organizadores o socios del proyecto", expresó Coldesina a LA NACION.

El debut en esta nueva etapa como desarrolladores de ferias se concretará el mes próximo con la exposición de la construcción y la vivienda Batima Expovivienda 2003. En el caso del negocio de los congresos, el año pasado el sector generó inversiones por $ 106,1 millones, según un informe de la revista Ferias y Congresos. La cifra representa apenas un tercio de lo que movía el mercado en 1999, cuando la facturación alcanzó un récord de $ 338,6 millones. En la actualidad, el negocio se encuentra fuertemente atomizado y el liderazgo se lo disputan algunos hoteles cinco estrellas, como el Sheraton Buenos Aires o el Crowne Plaza Panamericano, que por lo general cuentan con salas con capacidad para menos de 2000 personas.

El reposicionamiento de La Rural estará acompañado por una vuelta a los orígenes de la feria ganadera, que en su próxima edición estará centrada exclusivamente en el negocio del campo, para aprovechar el buen momento que atraviesa ese sector.

Con los nuevos proyectos -que también incluyen el desembolso de $ 8 millones en la remodelación de los pabellones históricos-, en La Rural esperan cerrar el año con una facturación de $ 15 millones, lo que representa un incremento de 50% en relación con 2002. "El negocio de las ferias y los congresos cayó de los $ 500 millones que movía hace cinco años a los actuales $ 260 millones, pero igual esperamos un repunte importante en la facturación. Nuestra participación sigue siendo muy chica, así que tenemos mucho terreno para crecer", manifestó Fabián Papini, director de La Rural.

Cambio de dueños

De Narváez y Shaw se hicieron cargo del predio de La Rural, a fines del año pasado, cuando se asociaron en la firma Boulevard Norte para adquirirle a la compañía norteamericana Ogden el 50% de La Rural.

La otra mitad continúa en manos de la Sociedad Rural. A cambio del 50 por ciento del precio, los nuevos dueños -a los que ahora se sumó como socio minoritario Coldesina- desembolsaron sólo US$ 500.000 y se hicieron cargo de la deuda del predio, que en su momento ascendía a US$ 69 millones y después fue pesificada en 98 millones de pesos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.