La ruta a la popularidad del malbec argentino

Lettie Teague
(0)
24 de noviembre de 2011  

Ciertos vinos son tan populares que es prácticamente imposible recordar cuándo no lo eran. El malbec, por ejemplo, fue una cepa francesa olvidada durante mucho tiempo antes de convertirse en obligatoria en todas las tiendas de vinos en Estados Unidos, y un auténtico sinónimo de Argentina.

El éxito del malbec es una historia en dos partes. La primera se desarrolló a mediados del siglo XIX, cuando fue llevado a Argentina desde Francia. Aunque no era tenido en cuenta en su país natal, el malbec fue uno de los varios vinos franceses elegidos por el agrónomo galo Michel Pouget para mejorar la calidad de los vinos argentinos. En aquel momento, la mayoría de los viñedos argentinos estaban cultivando cepas híbridas de mala calidad.

Aunque el cabernet, esa variedad siempre prestigiosa, fue la gran esperanza durante un tiempo, nada floreció en Argentina tan bien como el malbec. La región de Mendoza, calurosa y alta, resultó ser particularmente adecuada para la uva de piel fina y maduración tardía, mucho más que los climas frescos del Loira y Burdeos. La única región en Francia donde aún se cultiva malbec es Cahors, donde se conoce como Côt Noir.

El tren del malbec se detuvo a mediados del siglo XX Cuando Argentina experimentó problemas económicos y muchos productores replantaron variedades de uvas más baratas y prolíficas.

La segunda parte de la historia del malbec comenzó hace unos 20 años, cuando un grupo de ambiciosos productores de vino argentinos y extranjeros decidieron rehabilitar la calidad y la reputación del vino de ese país. Realizaron cambios significativos en viñedos y vinerías, replantaron variedades, redujeron retornos y mejoraron la tecnología de producción. Los vinos que crearon entre mediados y fines de la década de los 90 recibieron atención y prestigio internacional, aunque pasó algún tiempo antes de que el malbec se convirtiera en un peso pesado.

De hecho, se tuvo que esperar hasta 2006. Entonces, los estadounidenses finalmente comenzaron a reconocer la cepa, según Nick Ramkowsky, un importador de vinos argentinos. El empresario había comenzado a llevar malbec argentinoa EE.UU. cinco años antes y su primer obstáculo fue explicar qué era y qué no era la uva. "Mucha gente pensó que malbec era otro nombre para el merlot chileno", indicó Ramkowsky. A veces, también tenía que darles clase de geografía a sus clientes; unos cuantos bebedores de vino —incluidos minoristas del rubro— pensaban que Chile y Argentina eran dos lados del mismo país. Por eso se lanzó una iniciativa para colgar carteles que dijeran tanto "Chile" como "Argentina" en las tiendas de vinos.

Esos carteles ya no se necesitan; de hecho, la mayoría de los bebedores estadounidenses de vino probablemente podrían encontrar la sección de vinos argentinos sólo por su tamaño. Por ejemplo, en K&D Wines en Manhattan, el comprador de vinos Tim Finch señaló que cuando comenzó a trabajar en la tienda hace ocho años había sólo 10 vinos argentinos. Hoy hay más de 40, casi todos malbec.

Según un estudio encargado por Wines of Argentina, las ventas de malbec a EE.UU. (el mayor mercado de exportación para esos vinos) han aumentado 17% en lo que va del año comparado con el mismo período del año pasado, y vienen creciendo desde 2004. El malbec representa más de 64% de todo el vino argentino vendido en EE.UU.

Entonces, ¿por qué el malbec finalmente se popularizó? La teoría de Ramkowsky apunta al atractivo populista. "Creo que el malbec se hizo popular porque fue un vino descubierto por la gente común, no los sommeliers".

Ramlowsky tiene razón en algo; el malbec, aunque es popular en las tiendas, no tiene una gran presencia en los restaurantes. De hecho, rara vez he visto más de uno o dos malbec en una carta de vinos, y suelen estar relegados a una sección con un título vago y poco tentador como "Hemisferio sur".

Y hay muchos motivos por los que el malbec podría ser atractivo para la "gente común" (quizás los mismos motivos por los que no es atractivo para los sommeliers): rara vez es costoso o difícil de encontrar. Además, sus sabores son directos, con notas de especies y frutos rojos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.