La salida está lejos

(0)
23 de junio de 2002  

Todos estos países que pasaron por procesos parecidos a los de la Argentina, no sólo tuvieron evolución negativa del producto bruto en el primer trimestre tras la devaluación.

La mayoría de estos países siguió cayendo (en términos interanuales) entre cuatro y seis trimestres más, con la excepción de Brasil que recuperó antes su sendero de crecimiento.

Una devaluación de la magnitud de la que ocurrió en Argentina es profundamente destructiva, por lo que es esperable que la economía necesite un tiempo hasta que se reacomode a la nueva estructura de precios relativos.

Sin que hubiera crisis financiera sistémica, ni devaluación, ni cesación de pagos, ni pesificación la recesión de la crisis del tequila duró cuatro trimestres en la Argentina.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?