La salida que usó Malasia

Hubo cambio fijo y control de mercado
(0)
30 de junio de 2002  

Quienes le arriman a Eduardo Duhalde planes "alternativos" o "heterodoxos" suelen sugerir "mirar el ejemplo de Malasia". La interpretación es: "Indonesia arregló con el FMI y le fue mal y Malasia rompió con el FMI y le fue bien". La interpretación es más que caprichosa, puesto que Malasia no rompió con el FMI. Tanto es así que las misiones del organismo siguen auditando las cuentas del país asiático.

Malasia fue alcanzada por la crisis regional en 1997 y, aunque tomó medidas importantes, el efecto fue mayor que el esperado. En septiembre de 1998 decidió medidas más profundas. Fijó el cambio, atándolo al dólar (3,8 a uno), pero sin convertibilidad.

Es más: impuso un feroz control de cambios e impidió por un año la salida de las inversiones de portafolio. Es decir, los extranjeros no pudieron llevarse sus inversiones de Malasia. Pasado el año, se cobró impuestos a la salida de fondos.

Las diferencias con la Argentina son notables. Malasia todavía creció más del 7% el año en que comenzó la debacle. Aquí la recesión lleva cuatro años. La fuga de depósitos y de inversiones en la Bolsa ya se produjo y todo lo que generaría un control de cambios más profundo sería la prohibición de operar en divisas si no es en relación con el comercio exterior.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.