srcset

Algo no salió bien

La talentosa cantante que en un accidente de auto perdió su amor, su carrera y su dinero

Carlos Manzoni
(0)
2 de septiembre de 2019  • 00:48

Una niña de cuatro años está parada sola frente a los fieles que colman la iglesia. Lo que sucede a partir de ese instante es mágico e inolvidable: la pequeña hipnotiza a todos con su voz, al desplegar un don natural para el canto. Esa niña es Gloria Jones, un talento musical que se convertiría en una de las mayores promesas artísticas de los Estados Unidos, pero que un mes antes de su cumpleaños número 32 caería en desgracia.

Gloria Richetta Jones, tal su nombre completo, nació el 19 de octubre de 1945, en Cincinatti, Ohio, en el este de los Estados Unidos. Pero no estaría mucho tiempo allí, ya que, cuando tenía siete años, su familia se mudó a Los Ángeles, California.

Y fue gracias a su familia que tuvo un gran vínculo con la música desde muy pequeña. Su tío, Bob, que solía ser su niñero, tocaba jazz y ensayaba en la iglesia del padre de Gloria. Mientras él practicaba con su saxo, ella solía jugar con las sillas como si fueran un piano.

A los 14 años formó el grupo de góspel The Cogic´s, junto con otros potenciales talentos, como Bill Preston, un prodigio del órgano que se hizo famoso como colaborador de Little Richard, Ray Charles y The Beatles; Edna Wright (hermana de Darlene Love); Sondra "Blinky" Williams, futura estrella del soul; Andraé Crouch, "el padre del góspel moderno", y Frankie Karl, famoso por el hit "Don´t Be Afraid".

Tal como cuenta el periodista Maximiliano Poter, en su libro "Losers. Historias de famosos perdedores del rock (Ediciones B)", el The Cogic´s duró solo cuatro años, pero ese tiempo bastó para que Gloria fuera vista por Hal Davis, compositor y productor que trabajaba para la incipiente sede en Los Ángeles del legendario sello Motown Records, de donde surgirían, por citar solo dos estrellas: Michael Jackson y Steve Wonder.

Una cosa llevó a la otra y pronto Davis la presentó ante Ed Cobb, exintegrante de The Four Preps, un cuarteto que en los cincuenta y principios de los sesenta había vendido millones de discos en los Estados Unidos. "Devenido en hitmaker, fue el padrino artístico de Jones y compuso y produjo sus primeros trabajos como solista", relata Poter en el libro citado. Uno de esos temas fue el conocido Tainted Love.

Aunque estaba con Cobb, igualmente siguió trabajando para Motown y escribió canciones para pesos pesados, como Marvin Gaye, Diana Ross, The Supremes y los Jackson Five. "En paralelo, ganaba reputación como versátil corista, en especial entre quienes buscaban el entrecruce de rock, blues y soul", señala Poter.

Columna Algo no salió bien, en Lo que el día se llevó

12:04
Video

Dueña de una belleza cautivante, Gloria llegó a participar en álbumes de los Rolling Stones, Tina Turner, The Commodores, Jesse Davis, REO Speedwagon y Neil Young, entre otros. No solo eso: era una de las protagonistas del exitoso musical Hair.

En 1969, en una fiesta en Los Ángeles, se produjo el encuentro con la persona que le cambiaría la vida: Marc Bolan, un músico británico que se había convertido en dios del glam. Como ella misma contó, Bolan fue el primer ser humano en decirle que fuera libre y que disfrutara de escribir y cantar.

Gloria y Marc tuvieron un flechazo explosivo y convulsionaron al mundo musical, ya que tanto él como ella estaban casados. Grabaron muchos temas juntos, amasaron fortuna, se fueron a vivir a una mansión en Richmond, Londres, y se dedicaron a pasear su éxito por el mundo. En 1975 tuvieron un hijo: Rolan Bolan.

Gloria Jones y Marc Bolan
Gloria Jones y Marc Bolan

A sus 31 años, Gloria brillaba en lo profesional y en lo sentimental. Era una artista en ascenso y un talento que había trascendido también las fronteras de su país, tenía éxito, dinero y amor. Estaba en su mejor momento. Tocando el Cielo con sus cuerdas vocales. Pero... siempre hay un "pincelazo" que lo arruina todo.

La noche del viernes 16 de septiembre de 1977. Gloria y Marc disfrutaban de una reunión con amigos en un restaurante en las afueras de Londres, donde no faltó la buena comida, el champagne y la música. A eso de las 4 de la madrugada, salieron en un Mini Austin púrpura rumbo a su casa. La que conducía era Gloria, ya que Bolan nunca había aprendido a manejar, porque tenía el presentimiento de que moriría en un accidente de auto.

"Tras unos 45 minutos de viaje, Gloria perdió el control del vehículo, que impactó contra un poste de concreto y acero reforzado, y terminó contra el tronco de un arce. Ninguno de los dos llevaba puesto el cinturón de seguridad. Bolan murió de forma instantánea, mientras que Jones sufrió gravísimas heridas y fracturas", se narra en Losers.

Nunca más, Gloria Jones volvió a ser la misma: se hundió en una depresión, perdió todo el dinero que tenía en paraísos fiscales a nombre de Marc Bolan (un hombre que legalmente estaba casado con otra mujer) y quedó en la ruina. Eso no fue lo peor: el accidente dañó su voz y jamás pudo volver a cantar con el mismo poder e intensidad que la caracterizaban.

* Si querés ver la columna en vivo, sintonizá los viernes a las 23 Lo que el día se llevó (martes a viernes), por LN+: 715 y 1715 de DirecTV, Cablevisión 19 Digital y analógico/ 618 HD y Flow, Telecentro 705 Digital, TDA 25.3, Telered 18 digital y servicio básico y Antina 6 digital.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.