La tibia promesa del Fondo llevó alivio a la Bolsa

A pesar del aumento del dólar, el Merval cerró la semana con una suba del 12%
A pesar del aumento del dólar, el Merval cerró la semana con una suba del 12%
(0)
30 de junio de 2002  

Una suerte de calma sobrevoló esta semana el mercado financiero, que se mostró ilusionado con la posibilidad de que el Gobierno pueda comenzar negociaciones formales con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que incluya ya no un paquete de ayuda financiera en efectivo sino al menos una reprogramación de los vencimientos de los actuales préstamos para no continuar perdiendo reservas monetarias.

El Merval tuvo el impulso necesario para cerrar la semana con una suba del 12%, que además se vio influida por el avance del 5% promedio que registró el dólar entre el lunes y el viernes.

Sin embargo, con el nivel actual de cotizaciones -cercano a los mínimos históricos- una ganancia semanal de esta magnitud no enloquece a ningún operador: los precios siguen tan bajos que sólo se puede hablar de alivio en la plaza bursátil.

"La Bolsa se mostró llena de expectativas por un posible acuerdo con el FMI aunque sea sólo para diferir la fecha de los vencimientos pendientes. Esto hizo que algunos inversores volvieran tímidamente a creer en el mercado y se volcaran a las acciones con mayor perfil exportador, lo que definitivamente tranquilizó las aguas", explicó Mario Zawadzki, vicepresidente de Schweber y Cía. Sociedad de Bolsa.

No sólo para el mercado trajo tranquilidad la mejoría en las conversaciones con el FMI. La sensación de que ésta era la última chance del ministro de Economía, Roberto Lavagna, para permanecer en su puesto crece día tras día entre los hombres de las finanzas.

Otros contratiempos

Antes de subir al avión que lo llevaría a los Estados Unidos, el ministro perdió la pulseada por elegir al alfonsinista Alberto Camarasa como sucesor de Mario Blejer, en la presidencia del Banco Central. Luego, en plena gira oficial, admitió la imposibilidad de que la Argentina presente un plan económico de largo plazo hasta cerrar un acuerdo con el FMI.

En su última semana de gestión, Blejer debió enfrentar una estampida en la cotización del dólar (comenzó la semana en 3,82 pesos el tipo vendedor en el segmento libre, superó los 4 pesos y cerró en 3,91), que sólo logró detener con una fuerte intervención en el mercado cambiario, que desde principios de año hasta el presente suma 4500 millones de dólares. Los analistas de las principales casas de cambio porteñas estiman que de cerrar finalmente un acuerdo con el Fondo el dólar podría estabilizarse en los actuales niveles. Pero si esto no ocurre la leve baja que tuvo al final de la semana sólo habrá servido para tomar impulso y romper tranquilamente la barrera de los 4 pesos.

A pesar del incremento del 8,22% que sufrió la cotización oficial de la divisa norteamericana durante junio, quedó tercera en el ranking de la mejor inversión del mes.

Por primera vez fue superada por el euro, que con un aumento del 12,36% frente al peso en el mismo período se constituyó en la mejor opción a la hora de invertir los ahorros; seguida por las acciones que crecieron 10,42% en junio.

En el mercado de títulos públicos la tendencia sigue siendo negativa. Luego del fuerte rebote que registraron los bonos utilizados para cancelar deuda, el mercado de renta fija volvió a perder volumen y rentabilidad. En junio, registró bajas superiores al 15 por ciento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.