La UIA busca acotar el reclamo salarial de los gremios y desata la polémica

Su presidente fijó un techo de 20% a los aumentos, pero los sindicatos lo rechazan y creen que la negociación no bajará del 30%; piden una solución para Ganancias
Pablo Fernández Blanco
(0)
11 de abril de 2015  

Nada de medir al rival, ir con rodeos o esperar la primera arremetida. Aunque todavía no comenzó el grueso de las negociaciones paritarias que definirá los aumentos de salarios para este año, los empresarios y los gremios eligieron la discusión golpe por golpe para comenzar a moldear la pelea.

El presidente de la UIA, Héctor Méndez, fue muy claro ayer. "Los vamos a sacar corriendo cuando vengan con el 43% [de aumento]", avisó en declaraciones radiales, en respuesta al titular del gremio de la Alimentación, Rodolfo Daer, quien había sugerido ese ajuste. El jefe de la mayor central fabril del país sentó otras bases: "Arrancaremos con un 15% y con un 20% como máximo". Así las cosas, a las aspiraciones de sindicatos y empresarios las separa un abismo que difícilmente se zanje sin conflictos. Méndez además dijo: "En un país normal, no con este nivel de inflación, las paritarias dejarían de estar, no sería efectiva la discusión" y se quejó de que "la mano de obra argentina es la más cara de la región, lo cual nos saca competitividad y nos complica para exportar".

El ministro del Interior y Transporte y precandidato presidencial, Florencio Randazzo, criticó al empresario. "Hablar de eliminar las paritarias es un claro gesto en contra de los trabajadores, quienes a partir de las políticas implementadas por este Gobierno han podido mejorar sus condiciones laborales y sociales", sostuvo.

Las paritarias de este año, además, tienen al Gobierno en un rol sobresaliente. Es que los trabajadores justifican su reclamo por las distorsiones en el impuesto a las ganancias. Aunque los empresarios creen que el pedido es excesivo, reconocen que la falta de definiciones sobre Ganancias son suficiente alimento para la molestia de los trabajadores. El reclamo empresario pasa por ahí: piden que el Gobierno se haga cargo de los problemas que trae Ganancias antes de que los sindicatos "privaticen" la discusión.

La posición con respecto a Ganancias parece ser unánime entre los críticos y los apologistas del Gobierno. Omar Maturano, secretario general de La Fraternidad e integrante de la CGT oficialista, dijo esta semana que si no se toca Ganancias, su gremio pedirá un aumento de hasta el 46 por ciento. "Así, las paritarias reventarán la economía", anticipó.

Ayer confirmó a LA NACION: "Para Méndez, si se aumenta el 20%, está bien; para los trabajadores, no. No hay garantías de que la inflación anual será de un 20 por ciento. Si quieren firmamos por eso, pero con una cláusula gatillo para que, en caso de que sea mayor, nos sentemos a negociar de vuelta".

Por su parte, Juan Carlos Schmid, secretario general de Dragado y Balizamiento e integrante de la CGT opositora que conduce Hugo Moyano, relativizó el deseo del presidente de la UIA. "Es un clásico que el sector empresario diga menos y que los trabajadores pidamos lo máximo. Pero no creo que nadie negocie por debajo del 30 por ciento, que fue la media del año pasado", sostuvo.

Llama la atención la coincidencia de sus palabras con las declaraciones que el presidente de la Cámara de Comercio (suele tener posiciones afines hacia el Gobierno), Carlos De La Vega, hizo ayer a LA NACION. "Las paritarias se inician con pedidos extremos de los sindicatos y ofertas de los empresarios en el otro sentido. Y siempre se llega a acuerdos que en general no dejan satisfecho a ninguno", resumió. Pero reconoció que el efecto Ganancias es un factor de distorsión entre los sindicatos, que afecta a unos más que a otros y genera un efecto contagio.

El peso de los impuestos

El sector privado también parece estar de acuerdo con otra cuestión: la inflación de este año será menor que la de 2014 (23,9% para el Indec y 38% para las consultoras), por lo que las subas salariales también deberían ser más acotadas (el año pasado fueron del 30 por ciento en promedio).

"Pretender transferir un tema impositivo a la discusión salarial es una cuestión irresponsable que no puede ser solucionada por las empresas desde lo legal ni de lo fáctico. Como trasladar a precios la carga que tienen las empresas por Ganancias", criticó el salteño Juan Manuel Urtubey, uno de los vicepresidentes de la UIA. "Todavía no empezó la negociación. Los parámetros del año pasado quedaron muy arriba por la inflación", completó.

"Alguien puede pedir un aumento del 40% porque tiene un salario de $ 5000, pero la realidad es que en esta vuelta la recomposición debería estar entre el 28% o el 30%, porque la inflación no superaría el 25%", dijo a LA NACION Juan Carlos Sacco, miembro de la UIA de buena relación con el Gobierno. "Si no nunca vamos a comenzar con la recuperación del salario, pero conteniendo la inflación", completó. Es posible que ésa sea una de las ideas que tiene el ministro de Economía, Axel Kicillof. Para que ocurra, deberá cambiar algo en el impuesto a las ganancias (empresarios consideran que hay más probabilidades de que se modifiquen las escalas antes que el mínimo). Una jugada que podría ser leída como una concesión a los gremios opositores.

La pelea por el salario

Los empresarios y los gremios, con objetivos muy dispares

Héctor Méndez

Presidente de la UIA

"Los vamos a sacar corriendo cuando vengan con el 43%. Arrancaremos con un 15% y con un 20% como máximo"

Omar Maturano

Secretario general de la Fraternidad

"Si quieren firmamos por eso, pero con una cláusula para que si la inflación es mayor, nos sentemos de nuevo a negociar"

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.