Vaca Muerta, la única noticia buena que llega a los oídos de los industriales

Recibió a Gutiérrez, presidente de YPF, que proyectó ante los industriales una mayor oferta de gas y a menor precio
Recibió a Gutiérrez, presidente de YPF, que proyectó ante los industriales una mayor oferta de gas y a menor precio
Francisco Olivera
(0)
22 de mayo de 2019  

Miguel Gutiérrez, presidente de YPF, fue ayer a la sede de la Unión Industrial Argentina (UIA) a hablar de la única buena noticia económica que el gobierno de Mauricio Macri le dio hasta ahora a ese sector: mejoró la oferta de gas y, como consecuencia de las inversiones y la competitividad ganada en ciertas áreas, es probable que en el futuro pueda obtenerse a precios más bajos.

El tema de conversación del almuerzo fue Vaca Muerta, un activo al que el establishment ve con potencial para acompañar al agro en un objetivo que hasta ahora parece imposible: equilibrar la falta de dólares que la Argentina sufre de manera endémica y que cada tanto, según la época, cuando se agotan instrumentos que pueden ir desde endeudarse hasta aplicar un cepo, confiscar stocks, emitir o devaluar el peso, le provoca una crisis. "Fue un gran encuentro: salimos por un momento del barro de la política y nos centramos en el largo plazo", dijo después a LA NACION uno de los anfitriones. Marcelo Martínez Mosquera, presidente del Departamento de Energía de la UIA, aportó la única variable política de una conversación que fue en su mayor parte de carácter técnico: en la medida en que baje el riesgo país, dijo, podrán acelerarse las inversiones.

Gutiérrez recorre últimamente foros empresariales en los que explica que la actividad extractiva puede convertirse en una solución relevante siempre y cuando se sepa aprovechar la oportunidad. Lo había hecho días atrás en la Sociedad Rural Argentina y decidió ir a la UIA luego de cruzarse de casualidad en una comida con Miguel Acevedo, presidente de la entidad, que lo invitó a exponer.

Los industriales están pasando uno de los peores años de las últimas décadas. Pero ayer quedaron conformes al constatar que al menos la Argentina ha podido revertir esa escasez estructural que venía condenándolos a cortes en los contratos de gas durante varios meses. "En la medida en que Vaca Muerta funcione, va a haber abastecimiento más barato y sin interrupciones. Falta todavía mejorar con la electricidad", dijeron en la UIA después del almuerzo, donde Gutiérrez se enteró de una mala noticia para YPF: Noel Francisco, procurador general de la Casa Blanca, le contestó a la Corte Suprema norteamericana que lo razonable sería que el juicio que la petrolera enfrenta por la expropiación de 2012 se trate en Estados Unidos y no en tribunales argentinos, como pide la administración de Mauricio Macri. "Para nosotros lo lógico es que el caso se discuta acá", objetó el presidente de la empresa.

El invitado aprovechó de todos modos para exponer proyecciones generales que, argumentó, serán auspiciosas no solo para el sector energético, sino para la industria argentina en general. Planteó, por ejemplo, que como consecuencia de la inversión de los últimos años lo más probable es que durante el verano sobre gas, al que, dijo, se le deberá encontrar una demanda. "Tenemos que lograr un negocio de escala", agregó.

Los objetivos del Gobierno y de YPF tienen un horizonte de mediano y largo plazo, en el que podrían confluir la construcción de un gasoducto entre Neuquén y Bahía Blanca o de una planta de gas natural licuado que permita exportar al mundo, y a otro destino más cercano: el mercado chileno, que la Argentina había conquistado en los 90 y perdió desde que empezó, en 2004, a cortarle el suministro como consecuencia de la crisis energética local.

Gutiérrez dijo ayer que las petroleras argentinas deberían competir con proveedores chilenos por conseguir contratos de abastecimiento. "No es una utopía, pero tampoco tan sencillo. Hay que trabajar para eso", expuso, y agregó que probablemente deberían pensar en convenios que combinen la modalidad de provisión "en firme" -los usuarios pagan una reserva de capacidad para garantizarse el suministro durante el verano- y la "interrumpible" -quedan expuestos a cortes en caso de necesidad- para los meses de invierno.

El tiempo que demore en consolidarse esa nueva demanda coincidirá probablemente con la baja de precios internos. Gutiérrez dijo en la UIA que el punto de equilibrio de la extracción se estaba ubicando ya para el gas en menos de 4 dólares por millón de BTU (unidad de medida térmica británica) y de 35 dólares por barril para el petróleo en áreas como Loma Campana, considerado por los analistas "el superpozo" de YPF en Vaca Muerta. Valores que, aclaró, eran significativamente más altos hace poco tiempo. "Estamos preparados para ser competitivos con un Brent de entre 50 y 55 dólares", agregó, e insistió en que el desarrollo tendría beneficios para sectores de la petroquímica, como fertilizantes y urea.

Carlos Garrera, presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), le planteó preocupación por el decreto 629, una norma que faculta a los petroleros a importar equipos de alta tecnología de segunda mano. Gutiérrez le propuso confeccionar una mesa en la que se discutiera la posibilidad de reemplazarlas por compras a proveedores locales en la medida en que, advirtió, convengan en precio y en calidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.