Señales de mejoras en la crisis. La venta de autos en Brasil pegó un salto