La venta de inmuebles creció un 40,9% en 2017 en la Ciudad, impulsada por el crédito hipotecario