La vuelta del cono del silencio empresario

Eligen el off the record para decir lo que piensan; valoran las primeras medidas, pero desconfían de la paritaria semestral; la nueva agenda
José Del Rio
(0)
14 de febrero de 2016  

La paritaria semestral es una alternativa planteada por la gente que no sabe nada de negociación colectiva. El resultado final siempre es mucho más costoso en todo. Tanto en el trabajo que demanda como en el esfuerzo económico final." Así resume el abogado laboralista Julián De Diego una de las preocupaciones que hoy desvelan a los empresarios. Su opinión sirve como barómetro de unas 1600 compañías con las que trabaja y entre las que se destaca la industria petrolera por las dificultades que atraviesa.

"En este sector directamente desearían que no haya paritarias este año. El barril está en menos de 30 dólares y la industria no tiene ninguna posibilidad de operar", agrega terminante. Como contracara expone la situación del negocio de los bancos, a quienes –dice– les va muy bien económica y financieramente y están más holgados para negociar.

El 2016, claro, arranca con un contexto distinto. A tal punto que Dante Sica, titular de Abeceb, expone lo que es un secreto a voces: "Todas las consultoras estamos recalculando. Las proyecciones que hicimos y las que tenemos cambian en el próximo trimestre. Es que la realidad indica que cambió el régimen económico y con ello, las variables principales".

La inflación, claro está, aparece como la madre de todas las preocupaciones corporativas. Sin embargo, pocos empresarios admiten que en muchos casos cumplen un rol de juez y parte. "En diciembre de 2015, entre la salida de Cristina Fernández de Kirchner y la llegada de Mauricio Macri, remarcamos los precios por encima del 35%. La lógica no fue sólo de nuestra compañía, sino también de nuestros principales competidores", describe desde el off the record el director financiero de una de las principales firmas de alimentos de la Argentina.

"La máxima fue aprovechar el momento después de tantos años de controles; sin embargo, no existían razones concretas para hacerlo", agrega escudado en su anonimato uno de los primeros arrepentidos "corporate". La tendencia se refleja en los sectores más disímiles, incluso en aquellos en los que los componentes son 100% nacionales. "Me resultó muy irónico ver a mi jefe enojado con cómo la devaluación influye en los costos cuando no tenemos materia prima que venga del exterior", admite irónico el CFO de otra firma local. En el Gobierno están al tanto de este tipo de irregularidades y en los próximos días habrá medidas para contrarrestar esas actitudes, admiten desde lo más alto de Balcarce 50.

El efecto no deseado se sintió también en las ventas. Éste será un año de transición y reordenamiento, y para que haya un repunte fuerte del consumo habrá que esperar hasta 2017. "Esperamos un 2016 mejor que 2014, pero parecido a 2015, con un consumo que tendrá un desempeño de 1% para arriba o para abajo en volumen. Creo que el gobierno de Macri se dio cuenta de las implicancias políticas y sociales que tiene el consumo y que por lo tanto no va a permitir una desaceleración muy fuerte", aseguró Guillermo Oliveto, director de la consultora W, a LA NACION.

Para ello serán claves los próximos 60 días, coincide uno de los 15 empresarios más influyentes de la Argentina. "Llevar las paritarias a un porcentaje lógico y cerrar definitivamente la salida del default será la clave para convertir las expectativas que despertó el cambio de gobierno en una realidad o empezar con nuestros reclamos", se apuró el dirigente. Sus interlocutores no salían de su asombro. La reducción de las retenciones al campo y la eliminación de las de la minería y las economías regionales sumaron a nuevos sectores que buscan un trato similar pese a que su realidad es muy distinta y que la matriz fiscal no da para sus requerimientos.

"Todos están preocupados por la productividad, que cayó en forma estrepitosa en la Argentina. En cinco años el nivel de ausentismo se duplicó y se convirtió en algo común que es imprescindible revertir", agrega De Diego. También siguen de cerca la estrategia para el comercio internacional. El nuevo Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) todavía no se convirtió en lo expeditivo que se había prometido tras la muerte de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) impulsadas por Guillermo Moreno. Las licencias no automáticas tienen constantes observaciones y, aunque por el momento se evitan las declaraciones grandilocuentes, varios empresarios siguen de cerca la evolución. "Hay fallas en los organismos que tienen que intervenir y se deben agilizar los procesos", destacó Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio exterior, en diálogo con LA NACION.

Por su parte, un dirigente de la mesa chica de los industriales, mostró la contracara: "Nos preocupa mucho la política comercial. Que no haya un nivel de apertura en un contexto en el que Brasil está ávido de conseguir mercados. También seguimos muy de cerca el aumento de las tasas de interés, que afecta el costo de capital de trabajo". Al igual que el impacto que tendrá el aumento de tarifas en el sector de las pequeñas y medianas empresas en los que la energía tiene un costo importante. "Sabemos que el primer semestre la actividad andará mal y pagaremos ese costo. Después de todo es consecuencia de años de desidia económica", concluyó otro CEO de una multinacional, quien paradójicamente volvió a escudarse en el off con una frase poco feliz: "En la Argentina, para decir lo que uno piensa es clave el cono del silencio del agente Maxwell Smart".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.