Lanza el Gobierno un plan para ahorrar 5% de energía

Aquellos que consuman igual o más que el año pasado sufrirán fuertes incrementos
(0)
29 de abril de 2004  

El Gobierno lanzó finalmente un plan de racionalización de la energía con el objetivo de paliar la crisis del sector energético, para lo cual diseñó un esquema de incentivos y castigos.

Los primeros serán para los usuarios que ahorren como mínimo un 5 por ciento en su consumo de gas y electricidad, tomando como base el registrado el año pasado. Los segundos les corresponderán a quienes gasten más y se traducirán en un aumento en la facturación.

Quien consuma un 95% menos que el año pasado, o menos, tendrá una bonificación en su próxima factura igual al ahorro generado, que se le reconocerá en el siguiente vencimiento del servicio.

Las familias que consuman hasta 600 kW/h por bimestre no tendrán aumentos en sus facturas. En cambio, aquellos usuarios que registren una demanda superior a 600 kW/h, y no ahorren, verán cómo al excedente se le aplica un tabla que puede encarecer el costo de la energía entre 4 y 5 veces.

Para establecer el aumento se toma como referencia el precio de la máquina generadora de electricidad más cara funcionando a combustible líquido, que según los números de la industria puede ser entre 4 y 5 veces más cara que el gas.

En cuanto a la factura de gas, se estableció que aquellos que figuran como R1 (hasta 500 metros cúbicos por año) y R2 (hasta 1000 metros cúbicos) tampoco sufrirán aumento, aunque continúen con ese consumo. Para quienes demanden fluido por encima de esos valores, sean residenciales (R3, más de 1000 metros cúbicos por año) o los conocidos como P (negocios), por cada metro cúbico de gas natural consumido por encima del porcentaje de referencia (95 por ciento) se facturará considerando el precio del gas en boca de pozo, un importe de 11 centavos de peso por cada metro cúbico. Esto es fijando como referencia el millón de BTU (unidad de medida del gas) en un dólar, un 40 por ciento más caro que el actual precio, que ronda 60 centavos de dólar.

El esquema fue presentado ayer en conferencia de prensa por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Planificación, Julio De Vido, acompañados por el secretario de Energía, Daniel Cameron, y por el subsecretario de Combustibles, Cristian Folgar.

-El presidente del Banco Central estimó que la crisis energética le puede costar al país un 1% del PBI. ¿Qué número manejan ustedes? -preguntó LA NACION al secretario Cameron.

-El Gobierno está haciendo todos los esfuerzos. No hay que perder de vista que el año pasado se dijo que íbamos a crecer un 1,5% y crecimos un 8,7 por ciento. Este año se dijo un 4 o un 5,5% y en el primer bimestre se creció a un ritmo del 10%. En el consumo de gas aumentó un 30% respecto del año pasado", expresó el funcionario, para quien "hay industrias que están acumulando stocks", lo cual explicaría este aumento en el consumo del fluido.

En cuanto a la electricidad, abril, que tradicionalmente es el mes de menor consumo en el año, ya registra un 14% de aumento respecto del año pasado. "Es un índice inédito que muestra el fuerte aprovechamiento que está haciendo la industria de los precios actuales", dijo un ejecutivo de una empresa generadora, para quien la medida que implementó el Gobierno "es una buena señal, pero el nivel de ahorro parece poco". Para las empresas, el nivel de ahorro necesario en el caso del gas, por ejemplo, no debe ser inferior al 10 por ciento.

El 35% de la energía eléctrica del país es consumida por el sector residencial, es decir, en los hogares. El 50% corresponde a grandes usuarios e industrias, mientras que hay un 17% destinado a consumos menores, como el alumbrado público.

En la Secretaría de Energía estiman que un 10% del consumo de electricidad no sufrirá aumentos de tarifas, mientras que entre el 30 y el 35% deberá disminuirlo para no tener incrementos. En cuanto al gas, sólo entre el 8 y el 9% del consumo está alcanzado por el plawwn de incentivos, y entre el 18 y el 20 por ciento de los usuarios deberá ajustarse el cinturón para no ver crecer su factura.

Tanto el gas como la electricidad consumidos representan aproximadamente una tercera parte del total de las facturas, que además están compuestas por el cargo fijo de conexión, los impuestos y el costo de transporte. Es decir, los aumentos no se trasladan al total de la factura sino sólo a esos insumos. El plan de ahorro lanzado por el Gobierno estará vigente durante un año, a partir de la audiencia pública del 6 del mes próximo que definirá aumentos para las empresas.

El Gobierno acaba de acordar una recomposición paulatina de los niveles de inversión, producción y de precios del gas en el nivel de los productores de gas, y se encuentra discutiendo el mismo tema con las compañías generadoras de electricidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.